AVIONES DE PAPEL

Hoy no tenía ganas de hacer nada y me ha pasado toda la mañana mirando por la ventana. A mediodía hacía calor y, aprovechando los últimos rayos de sol del verano, he salido a la terraza a tomar una cocacola mientras repasaba todo un taco de papeles para los que nunca encontraba tiempo.

En eso estaba cuando se han colado en mi mente un montón de recuerdos. Ha sido un instante, sólo un momento en el que mi mente se ha llenado de ti: de tus palabras, tus gestos, tu olor, tus manías, tu risa... y dolía. ¡Dios, cómo dolía! Dolía tanto que las lágrimas se me han escapado a borbotones sin pedir permiso.

Cuando ya no me quedaban más lágrimas, he ido al baño, me he lavado y la cara y he vuelto a la terraza. El primer papel estaba empapado y he hecho lo único que podía hacer con él: un avión. Un avión de papel en el que he cargado todas las palabras que hemos cruzado, todas las que se dijeron y las que ni siquiera salieron de mi boca.

Me he asomado a la barandilla, las he lanzado y las he dejado volar. Las he mirado elevarse y planear, jugar con el viento, dejarse acunar por el aire, zigzaguear al compás de la brisa, esquivando tejados, antenas y chimeneas, haciéndome sonreír con sus quiebros y piruetas.

He visto cómo se alejaba ese avión y le he visto emprender el descenso para terminar cayendo en una acera y quedarse ahí. No he podido evitar sonreír al pensar cómo llegaron a mí tus palabras y en la corriente que las ha hecho volar en el avión de papel.

11 comentarios:

Luchida dijo...

Hola!! Qué bonito tu texto, me ha gustado mucho :D Lo encuentro súper tierno...
Sigue escribiendo :P

Olga_C dijo...

Escribes muy bien, Lucía. No te sirve de nada que te diga "todas hemos vivido ése dolor", pero es cierto. Gracias por compartirlo. Un abrazote.

Carlos Labarta dijo...

Es tan terriblemente caprichoso el recuerdo y tan minucioso en los detalles cuando han de dolor...
Un beso!
Precioso texto!

Wen dijo...

Jo, es muy chungo cuando algún recuerdo vuelve sin preguntar ni pedir permiso, sin ni siquiera avisar, joder !... Y cuando de repente aparecen y notas ese dolor fuerte en el pecho y lloras de un modo casi tan irreal como los caballeros del zodíaco... uf... A veces parece mentira que se pueda sentir tanto, verdad?
Yo normalmente intento recomponerme a mi mismarápido con la misma táctica, la de lavarme la cara, pero sin esperar a que todas las lágrimas salgan... sino se me queda mala cara. De esta manera, al ser tan súbito no te da tiempo ni de que se te ponga cara de pena.
No se, igual un día pruebo y hago como tu... a ver dónde acaba...
Ale, menudo rollo, perdona XDDDD

Lucía dijo...

Luchida, bienvenida. Muchas gracias. Procuraré seguir escribiendo :).

Olga, muchas gracias. Tienes razón, todos lo hemos vivido alguna vez. No me des las gracias por compartirlo, es un placer.

Carlos, como tú dices, terriblemente minucioso en detalles. Creo que si me hubiera cerrado los ojos habría hasta podido oler su perfume...

Wen, a ver, por partes, es qu eme he quedado un poco pillada con la frase esa de "lloras de un modo casi tan irreal como los caballeros del zodiaco". ¡Menuda frase! XD. Normalmente soy más estricta con mis lágrimas y no las dejo salir, pero debe ser que ayer tenía el día tonto y las dejé campar a sus anchas. Y lo del avión, no sé si es buen remedio o no, de momento, tengo que reconocer que hubo cierto placer masoquista imaginando que todos sus recuerdos iban en ese avión de papel. Por suerte o por desgracia (depende del rato y de cómo lo mire), los recuerdos se quedaron conmigo.

Bienvenidos a todos los nuevos y gracias por vuestros comentarios.

Besitos!

Ripley /Pauline dijo...

Hay recuerdos que son terriblemente dolorosos y tú los has descrito muy bien y, no sólo eso sino que has podido darles forma y empezar a controlarlos. un beso guapa

geminisdespechada dijo...

me acabo de dar cuenta que al final no comenté en esta entrada.. jo, es que siempre me llegas mucho, como si me mandaras un avión de papel... bueno, más bien, como la flecha esa de direct seguros, la verdad, que se me clavan!

en fin, que yo eso lo provoco, tengo un montón de papeles ya preparados para traer recuerdos. Los reviso una vez al año más o menos, porque hay cosas que no quiero que se me olviden, buenas y malas..

nos vemos!

Lucía dijo...

Pau, es que he encontrado la manera de hacerles hueco en el armario, así metiditos en una caja. Como están arrinconados, el día a día se lleva bien, lo malo es cuando sacando una cosa se te viene encima la caja y se abre...

Géminis, a veces duelen, pero creo que no se deben olvidar los recuerdos, al fin y al cabo, no dejan de formar parte de ti, no?

Muchas gracias por pasaros por aquí.

Besetes!

JOAKO dijo...

Me has recordado una canción de Giorgio Conte, Rocanrol & cha cha cha, que va de un avioncito de papel.

Lucía dijo...

Joako, qué ignorancia la mía, no sólo no conozco la canción, sino que ni sé quiénes son esos :(.

Buscaré en San Emule (primo de San Google), a ver si la encuentro :)

dintel dijo...

A mí nunca me vuelan los aviones... deben pesar mucho mis palabras mojadas.