MANOS

Esta tarde me he descubierto mirándome las manos y he descubierto la cantidad de recuerdos que tengo asociados a mis manos.

Recuerdo un día peinando a la hija de un amigo, pasándole el cepillo y colocándole las coletas de tal forma que al terminar, se miró en el espejo y dándose la vuelta me abrazó y me dijo: "Eres la mejor"

También recuerdo ese día en el que unas palabras a través de un ordenador me inspiraron tal ternura que no pude evitar acariciar las teclas con los dedos como si de tu propia piel se tratase.

Mis manos haciéndote cosquillas, intentando que abrieras los ojos. Mi mano en tu mejilla cuando nuestros labios se rozaron. Y tu mano reposando en mi cintura.

Recuerdo, por ejemplo, aquella vez en la que tu mano derecha desató la lazada de mi blusa y me guió hacia lo desconocido que, minutos más tarde podría haber pensado que era el mejor momento y lugar de mi vida. El tic tac de tu mano en mi espalda y después en mi cintura cuando deseé que aquel momento no terminara nunca.

Mis manos diciéndote adiós y retorciéndose nerviosas mientras esperaban a que te dieras la vuelta para sacar el pañuelo y empezar a secarme las lágrimas.

11 comentarios:

desahogandome dijo...

¡¡Qué envidia de manos!!

y qué bonito.
Iba a escribir que es una lástima que los hombres no lloremos...
y lo he escrito.

un saludo

Alicia dijo...

Es una divagación preciosa, Lucía.
Igual que tus manos

Belén dijo...

Las manos...

Yo trabajo con ellas y las cuido como si fueran lo mejor de mi anatomía, y en cierta forma lo son, porque sin ellas no como...

Precioso

Besicos

geminisdespechada dijo...

Y cuando te lesionas y no puedes usar una mano? Yo una vez me lesioné el dedo gordo y vaya putada!!

Wen dijo...

Cuántos recuerdos bonitos... no me extraña que te gusten :)

ITACA dijo...

recuerdos alegres y también recuerdos tristes, como todo en la vida

dintel dijo...

Qué post más dulce...

Lucía dijo...

Desahogándome, ¿por qué los hombres no lloran? ¿el aglo genético, autoimpuesto, impuesto por la sociedad?... Quizás deberíamos escribir sobre eso

Alicia, gracias, pero mis manos son bastante feas, aunque ya me he acostumbrado.

Belén, es que yo soy un poco "tocona" y toco casi todo, por eso siempre me quedo con una especie de memoria táctil. Por cierto, una pregunta un poco friki, ¿has pensado en asegurar tus manos o algo así?

Géminis, la última vez que me hice una barbaridad en las manos fue con unos calamares fritos, saltaron y todavía tengo las marcas de las quemaduras.

Wen, a mí mis manos no me gustan, pero procuro buscar el lado bueno, ya que estéticamente no me gustan, que emocionalmente me aporten algo, ¿no?

Ítaca, efectivamente, como todo en la vida, lo mismo recuerdo mis manos deslizándose por su piel, que con un pegote de Silvederma para calmar el dolor de las quemaduras.

Dintel, mil gracias.

Besitos a tod@s y muchas gracias por vuestros comentarios.

Somos viajeros dijo...

no es el mejor tema para una persona que se come las uñas como yo ...

Ripley dijo...

¡Las manos! qué poco nos damos cuenta de que muchas veces las manos son las intérpretes de los ojos. Te acarician con un te quiero, te ayudan con su esfuerzo, te guian, te cuidan, tantas cosas...un beso

Lucía dijo...

Somos viajeros, lo de menos es cómo sean tus manos, lo realmente importante son los recuerdos asociados a ellas.

Ripley, ¿las manos intérpretes de los ojos? mmm... puede, aunque a veces las manos dicen una cosa y los ojos otra, ¿de quién te fías entonces, de las manos o de los ojos?

Besitos