DOLOR

El dolor tiene formas tan diversas y curiosas de manifestarse como maneras de ser abordado. Hay infinidad de estímulos dolorosos y una cantidad importante de receptores para interpretarlos, decodificarlos, diferentes umbrales, distintas personas con distintas experiencias pasadas que entonces interpretarán y sentirán algo cada vez diferente ante un mismo estímulo.

Pero, sobre todo, el dolor es un signo de alerta: quemarnos nos hace quitar la mano, un pisotón nos dice que cambiemos de compañero de baile y una opresión en la cabeza, que nos demos un respiro.

A veces, no todo es tan claro ni tan sencillo ni tan "me tomo un paracetamol, me anestesio y ya".

Ahora, por ejemplo, tengo en algún lugar del alma un dolor incisivo, como rasgado, del que a ratos me puedo evadir y que por momentos vuelve y me recuerda que es una alarma, pero yo, que estoy muy dormida, resignada o ciega, no consigo darme cuenta de cuál es el fuego, el compañero de baile o el trabajo del que tengo que huir despavorida para conservar mi integridad. O mi ego. O mi constante ilusión de que "puede que algún día...".

Y entonces nada de la inmensidad de mi botiquín sirve para estos casos.

12 comentarios:

dintel dijo...

No suelen existir buenos botiquines. ;)

Por cierto, ahora tengo poquito tiempo, pero luego más tarde te busco una buena receta de muffins de chocolate. Les va a encantar, ya verás. :P

Un beso.

bea dijo...

vamos a ponernos filosóficas...

una vez escuché una frase que con el tiempo...

decía...

"a cierta edad si no te duele nada es que estás muerta"

pues eso...dá gracias por ese dolor...

yo me asusto cuando paso una temporada sin que me duela nada...no vaya ser que me haya muerto sin darme cuenta

jeje

bea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
geminisdespechada dijo...

ups, lo siento pero ahora mismo sólo puedo pensar en un dolor.. y tengo que levantarme ya de la silla...

besos mil!!

dintel dijo...

Aquí estoy. A ver si me explico. La receta que te doy es para pastel de chocolate, pero creo que si la utilizas para muffins saldrán muy buenos.

Ingredientes: 200 g de choco... Oye... pienso que mejor guardemos la receta en secreto, ;). Me pongo en contacto por correo... ;P

Lucía dijo...

Dintel, mil gracia spor la receta. En cuanto la hago, te cuento :).

Bea, eso de "a cierta edad"... me suena que se refiere a más edad que la mía. De todas formas, casi todos los días salgo de trabajar con dolor de cabeza, así que no creo que deba preocuparme ¡Estoy viva! :).

Géminis, tranquila, que sé de buena tinta que van a cambiar las escaleras con monos asesinos por rampas y ascensores XD

Besitos a todos

En el Nucleo dijo...

es muy duro cuando no se encuentra botikin para un dolor del corazon, aunque soy de las que piensan que,con tiempo y olvidando,se consigue cualkier cosa.
muxos besos

Lluís dijo...

No te lamentes, dicen que solo son felices, los que se hacen los idiotas o los que lo son.

El extraño desconocido dijo...

Principalmente es ser inteligente lo que causa ese tipo de dolores. El mejor antídoto es al menos para mí intentar hacer el máximo de cosas para poder pensar lo mínimo, y sobre todo acostarme a la cama tan rendido que mientras estoy cayendo ya me quede dormido.
Saludos

Lucía dijo...

En el núcleo, las heridas del corazón son las que peor cicatrizan, lo bueno es que, una vez cicatrizadas, sólo tú sabes que las tienes.

Lluís, ya lo sé, pero hay día que duelo y... ¡jo! :S.

Extraño desconocido, tienes razón, con esos dolores lo mejor es no pensar y la mejor manera de no pensar es machacarte. Pero aun así, a veces duele.

Besitos a todos!

Alicia dijo...

Puede que el dolor, como dices, sea bueno.
Pero sinceramente, yo tampoco me acostumbro.
Un abrazo

Lucía dijo...

Ali, una nunca se acostumbra al dolor, pero a veces se hace un poquito más llevadero.

Muchas gracias por pasarte por aquí, ya se te echaba de menos.