DE TELÉFONOS MÓVILES Y SMS

El teléfono es un bien precioso para comunicarse con aquellos que están lejos. Y con lejos no me refiero a cientos de kilómetros, a veces basta con que están tres calles más allá de donde tú estás.

El teléfono móvil es ese artilugio que las madres dan a sus hijos cuando éstos se van de campamento para que llamen por si necesitan algo, para que los niños (y no tan niños) llamemos a nuestros padres para decirles que aunque el viaje ha sido muy largo y había muchísimo atasco, estamos en casa sanos y salvos, para llamar a la grúa cuando el coche nos traiciona y nos deja tirados en cualquier arcén de cualquier carretera.

Aparte de todo eso, para mí el teléfono es un instrumento de trabajo. Supongo que quien en su trabajo no esté continuamente atendiendo llamadas de clientes, no será capaz de entender que para mí, irme de vacaciones, a la playa, a la piscina, leer un libro apalancada en el sofá o sentarme en el césped a ver pasar el tiempo implica, necesariamente, olvidarme del teléfono móvil.

Pero, de vacaciones o no, aparcando el teléfono móvil en un rincón del bolso o pegado a ti en el bolsillo de los vaqueros, no hay nada mejor que una llamada a las doce de la noche sólo para decirte que les encanta que seas su amiga y que te quieren, o cuando al despertarte descubres que lo que te despertó a las tres de la mañana era el “bip” de un beso y un escueto “te echo de menos” en forma de SMS.

13 comentarios:

Wen dijo...

Luci reian, que muchas gracias por qlo que me has madado, me interesa muchísimo. A ver si me puedo pasar a buscarlo el jueves que viene. Es que desde aquí no tengo correo de outlook. Ojalá lo pueda coger, porque ultimamente tengo a mi madre frita XD
Y que uffff, yo recuerdo cuando a mi me pasaba eso. Esos mensajes. Ya no, eso ya pasó para mi. Qué alegría de día llevo hoy.

Luchida dijo...

Si por mí fuera tiraría el teléfono móvil a la basura porque no me gusta la dependecia que me crea. Lo malo es que hoy en día sin móvil, ¿dónde vas? Necesitas que te avisen si van a retrasarse, necesitas avisar de que has perdido el autobús y si no te an el toque mañanero de "ya me he despertado" crees que el mundo se va a acabar.
Es lo que tienen muchas de las nuevas tecnologías: sirven paa ejercer control sobre las personas.
Un beso.

geminisdespechada dijo...

yo no podría vivir sin móvil ni diez minutos!!

por cierto, que ya me han dicho que lo del taller literario ha llegado a su destino :)

Lucía dijo...

Wen, ya hablaremos de la maquinita más tranquilamente :). De los SMS... qué recuerdos, ¿verdad?

Luchida, precisamente los ejemplos que pones son los que no entiendo. Antes, si la gente llegaba tarde, esperabas, o te ibas, y punto. No necesitábamos comunicarle a nadie que ya nos habíamos despertado, ni siquiera cuando nos íbamos de vacaciones hablábamos todos los días con la familia, porque había que bajar a la cabina y todo eso. ¿De verdad es el móvil tan imprescidible?

Geminitas, te digo lo mismo que a Luchida, yo antes no podía vivir sin él, y sin reloj, y mira, un día me lo quité de la muñeca y el mundo sigue girando. Estoy convencida de que, sin móvil, también podría vivir, aunque reconozco que tengo cierto enganche a poder tener los mails tan a mano... ¿Lo del taller ha llegado a su destino? Pues ya sabes tú más que yo, porque a mí, ni las gracias! Desde luego... XD.

Ripley /Pauline dijo...

Yo no puedo vivir sin el móvil, de hecho, llevo varios en el bolso, entre los que se encuentra la blackberry, para poder tener a mano el correo electrónico. A mi el móvil, aparte de que me encante el artilugio, me ha ayudado a estar en contacto con mi gente, dado que, por mis horarios de trabajo, me pierdo muchas cosas. Gran invento el móvil.

Olga_C dijo...

El móvil es como el dinero: "C'est un bon serviteur, mais un mauvais maître", decía Alejandro Dumas padre (Es un buen sirviente, pero un mal dueño). Se utiliza para lo que cada un# necesita, y si toca los ñp~€¬#~fghrhg, al cajón. Besos.

Club dijo...

encantadora la nueva tecnologia...
pero viene bien desconectar de vez en cuando

Lucía dijo...

Pauline, estoy de acuerdo, el móvil es un gran invento, sin duda. Es sólo esa especie de dependencia que parece que tenemos a veces. Antes podíamos ir por la calle tranquilamente, ahora o llevamos el iPod o vamos hablando por el móvil... ¿nos da miedo quedarnos a solas con nuestros pensamientos?

Olga, yo no lo habría dicho mejor, Me parece fantástico. Usarlo para lo que hay que usarlo, y si toca las narices, castigarlo, mandándolo a un cajón o simplemente apagándolo :).

Club, lo difícil de verdad es saber cuándo hay que desconectarla.

Besitos y muchas gracias por vuestros comentarios

JOAKO dijo...

El teléfono celular es lo más parecido a la telepatía que hemos sido capaces de idear, pero como todos los inventos geniales por su simplicidad de concepto es necesarío aprender a usarlo, creo que para nosotros es tarde, pero nuestros hijos lo bordarán.

Lucía dijo...

Joako, ¿sabes que ya hay chavales de quince y dieciséis años adictos al móvil? Creo que serán nuestros nietos los que sepan hacer un buen uso del móvil... ¡suponiendo que para entonces no los lleven implantados en la cabeza o algo así!

Wen dijo...

Mira, me he acordado hoy de ti, porque me he dejado el movil en casa... y pasado el shock inicial... no lo he echado de menos en todo el día..... asíque fíjate. Yo creo que pensamos que es más de lo que luego en realidad es.

Lucía dijo...

Wen, eso es lo bueno de verdad, que pasado el shock de "jo, qué faena, me he dejado el móvil en casa", al final no pasa nada, no sólo se sobrevive, sino que hay veces que da gusto que no te moleste nadie y no estar localizable. Al fin y al cabo, ¿cuántas de las llamadas/SMS que recibimos al día son realmente importantes?

dintel dijo...

A mí no me pasan estas cosas... Snif... Me lo has hecho visible.