MATEMÁTICAS VS FILOSOFÍA

Más allá del entorno que nos ha tocado en suerte vivir, las personas nos solemos distribuir bajo la órbita de dos grupos: el de la gente práctica y el de la gente compleja.

Los prácticos parecen abrazados a ese principio de la geometría que dice que la distancia menor entre dos puntos es una recta. Así, sus procedimientos son en general sencillos, definidos y contundentes: no suelen hacerse demasiadas preguntas y la filosofía les aburre o les parece inútil.

No conciben, por ejemplo, la idea de estar triste sin motivo: si uno les cuenta que está mal, la pregunta de rigor es "¿Qué ha pasado?". Si la respuesta es que nada, aunque tengamos conductas francamente suicidas, ellos desestiman el problema. Las cosas funcionan así en su cabeza, si no te pasa nada, no tienes por qué estar mal. Si, en cambio, contestamos que nos peleamos con nuestro novio, zanjan la conversación con un "si no te hace feliz, déjale".

Si bien son buenos compañeros de viaje por su impecable organización, las charlas de bar con ellos pueden ser aburridísimas, sencillamente se limitan a contar qué han hecho o qué van a hacer, y la idea de inventar una teoría sobre el color verde del césped o adivinar el nombre de la gente, les parece delirante o loca.

Debo confesar que en algún momento he admirado a este grupo. Quise ser así de práctica, así de clara, así de simple. Quise su aparente paz interior o su adolescencia sin turbulencias, una relación de pareja sana, cuidar sobrinos y divertirme con ellos. Y quise llegar a las conclusiones a las que yo llegaba pero en el mismo tiempo en que llegaban ellos.

Después están los otros. Los complejos. Los que desdibujan ese trayecto entre dos puntos dejando de lado la geometría. Aquí entran: los que tienen un blog, los que se cuestionan cosas del calibre de "¿Por qué he venido al mundo?", los que sufren de más, reiteradamente o sin causa aparente, los que leen lo que les gusta o les interesa, aunque no sirva para nada, los que pueden pasarse horas inventándose teorías de borrachos que no llevan a ningún sitio...

Y a mí, hoy por hoy, estos últimos me parecen más interesantes. Me seducen, me conmueven, me resultan enriquecedores. Me gustan porque son más divertidos, más emocionantes, porque tienen la cuota de conflicto necesaria. O porque, en realidad, son los dueños de la verdad absoluta, porque como dice la teoría de la relatividad con su idea del espacio-tiempo curvo, la mínima distancia entre dos puntos deja de ser ya una recta.

Y allí, entre esos dos puntos de inflexión, estoy convencida de que se esconden todos los secretos del universo.

16 comentarios:

Irreverens dijo...

¡Plas, plas, plas, plas!
:D

Niña, qué entradón te ha salido, maja.

Yo no sé en qué grupo estoy, pero intuyo que de simple tengo más bien poco...
:P
Y también los he envidiado en más de una ocasión. No lo negaré.
:)

Besos

En el Nucleo dijo...

soy de ls que piensan que todo ocure por algo,pero no le veo motivo al volver a escribirte que volver(te he estado leyendo)
Dudas? todos tenemos interrogantes.
COn respecto a esta entrada, creo que soy una mezcla de ambas, practica en lo que considero que hay que hacerlo,pero capaz de inventar teorias de borracho sin estar borracha sin cansarme xD
un saludito

Wen dijo...

Cómo me ha molado este post.... cuando te pones así molas un huevo Luci. Me encanta. Yo fíjate, si supiera cómo soy...... a ver si un día.
Un abrazo gigante.

Julián dijo...

Buenas Lucía; No me gusta esa división que has hecho, y dudo aún más si a los unos y a los otros les tocan los respectivos apelativos de simples y complejos. La gente puede parecer muy simple en unas cosas y muy compleja en otras, en el sentido de tu entrada, hay 'matemáticos' muy 'filósofos' y 'filósofos' muy 'matemáticos'. De todos modos has dicho cosas muy interesantes, que me han gustado, lo que pasa es que la división (lo que fundamenta la entrada) no la acabo de ver, así que el resto no se me une bien XD

Yendo a las cosas por separado: está claro que muchas decisiones que desde fuera parecen muy simples son muy difíciles y axfisiantes de pasar, y hay gente que sólo ve unidireccionalmente, que no concibe más formas de actuar que las suyas, que es intransigente, que comete los mismos errores que sus padres, etc etc... Por otro lado siempre he creido que, aunque a veces todo se nos haga un lío (a mí el primero) es bueno intentar racionalizar las cosas y buscar líneas rectas. Me acuerdo una vez de peque que mi mejor amigo se 'deprimía', y yo el preguntaba que a ver qué le pasaba, él me decía que nada, q estaba deprimido sin más. Yo nunca he podido concebir eso, claro que me he deprimido mil veces, tantas o más que ese mejor amigo, por seguir el ejemplo, pero he intentado pensar el porqué, creo que siempre hay un porqué, aunque a veces sea complejo, y donde hay un porqué suelen haber caminos que tomar, por ejemplo esa frase tan sabia de ''si no te hace feliz, déjale''. Sí, es sabia, por mucho que el que la diga a veces no tenga ni idea de lo difícil que resulta. Aunque no todo responde siempre a una norma, a veces no, y resulta tan complejo como dices.

En fín, que sólo mi opinión, que me gusta tu reflexión, pero no estoy de acuerdo en la separación principal que has hecho, tía :P

Belén dijo...

Oye puedo ser del grupo mixto?

Porque yo soy muy de mente pero muy de cuerpo, si me dejo llevar... me explico?

Besicos

dintel dijo...

Me voy reflexionando, creo que soy una híbrido.

Lucía dijo...

Irre, mil gracias. Supongo que todos en alguna ocasión hemos deseado poder ser más fríos, o más simples, o como quieras llamarlo y poder tomarla sin necesidad de darle mil vueltas. Besitos.

En el Núcleo ¿sabes? creo que eres el perfecto ejemplo de que se pueden unir dos puntos sin hacer nunca una línea recta. Y no reniegues de eso, es parte de tu encanto. Un besín.

Wen, es que en esta crisis, hay días de estos en los que una se le ocurren cosas brillantes XD. Por cierto, eres otro ejemplo perfecto de cómo unir dos puntos sin hacer una línea recta :). Un besazo.

Julian, evidentemente la clasificación entre simples y complejos roza lo absurdo de puro simple. Pero esto es sólo un post y tampoco quería entrar en grandes disquisiciones trascendentales.

En cuanto a lo que dices, creo que tienes razón en lo de que "Si no te hace feliz, déjale" es una frase sabia. Cualquiera te lo diría, si estás con alguien, es porque te hace feliz, si no te lo hace, cuanto más lejos esté de tu vida, tanto mejor para ti. ¿Eso es ser simple (o, mejor dicho, sencillo)? No, no lo creo. Parece una solución lógica que tampoco requiere mucha explicación, pero es tan fácil decirlo...

Quiero decir que para el que te lo dice es una solución perfecta, pero ¿y para ti? Al que te lo dice no le une nada, no siente las mariposas en el estómago cuando le ve, ni le duele el alma cuando se va, no sufre cuando le ve mal, ni se lamenta por no ser capaz de enfadarse con él.

Ni matemático, ni filosófico, es sólo que uno le duele y a otro no. Creoq ue es sólo cuestión de elegir si te quieres dejar la tirita puesta aunque moleste, quitártela poco a poco, o del tirón, ¿no?

¡Pedazo de rollo que te he metido! :).

Belén, te explicas perfectamente. Yo procuro racionalizar las cosas, pero tampoco me gusta mucho comerme la cabeza, así que ante la duda, dejo que sea el instinto el que decida. Un besín.

Dintel, no te precoupes, aceptamos híbridos. Un beso.

Irreverens dijo...

Volviendo al tema... creo que yo voy siendo cada vez más práctica, a pesar de seguir comiéndome la olla.

Vamos, que llegado el momento yo me quito la tirita del tirón y sin llorar. ¡Toma ya!
XDDDD

Alba dijo...

Puff, debo pertenecer a la compleja, porque no me entiendo ni yo. Bueno es que últimamente he estado un poco depre. Sera la primavera.

Muchos besos

desahogandome dijo...

Me ha gustado el texto, a modo de ejemplo (imagino que los extremos han sido elegidos a propósito). Por un momento me ha parecido que describías, más que "cualidades" ideologias. O habrá sido mi subconsciente que piensa que algo unidas van.

Además, es fácil saber cómo no se quiere ser pero no tan fácil saber cómo se quiere ser... Y bien que lo describes... aunque sea difícil poner tantas virtudes en práctica.

un abrazo, me encantó volver por aquí

ITACA dijo...

Qué texto más bonito, y qué real...

Yo nunca he sido práctica, ni pretendo serlo. Creo que aunque la complejidad a veces te hace sufrir, también le da más color a la vida. Me ha hecho gracia lo de filosofar sobre el color verde del césped, yo soy de ésas!!!!

El problema de los complejos, es que la melancolía nos acecha, y nos vemos obligados a luchar enérgica y constantemente contra ella. Y ahí seguimos.

Me has alegrado la mañana, es un texto precioso, de verdad

Ripley dijo...

Muy buena reflexión, pero mira, yo me apunto a una mezcla de ambos bandos, porque las personas no somos blanco o negro y aplicamos la práctica o la complejidad según el asunto a tratar. un beso, espero que lo hayas pasado bien durante las vacaciones.

Lucía dijo...

Irre, enhorabuena. Me encanta que puedas hacer eso. Tirón y a otra cosa, mariposa.

Alba, será la primavera... :).

Desahogándome, bienvenido de nuevo. Efectivamente, los extremos están puestos a propósito. Estoy en una época en que no me gustan los grises.

Ítaca, es que los complejos tendemos a hacer espirales para llegar a los sitios, en lugar de ir en línea recta. Ves mucho más paisaje, pero pierdes más tiempo. Un besito.

Ripley, me parece perfecto que te quedes en los grises. Yo es que últimamente estoy rodeada de gente bastante gris (y no porque se queden entre el blanco y negro).

Besitos a todos y perdonand por tardar tanto en responderos. Digamos que he estado un poco perdida.

Anónimo dijo...

A defenderse :D

para empesar las matematicas son muuuuucho mas que geometria, su complejidad predice como vas a caminar por la calle y en niveles mas profundos devela la forma que tiene el universo en si.

Ademas que si la persona triste dice que no le pasa nada, no es culpa del receptor dar un mal resultado o accion. En todo caso es culpa de la ignorancia del emisor por no conocer que la tristesa se proboca por desequilibrios quimicos en el cerebro :D.

Y ademas y esto es lo mas importante, si algo no puedes hacer porque mentalmente cerebralmente esta fuera del alcance, no te agradara dicha actividad, asi que si no os gusta la matematica.... :D

Lucía dijo...

Anónimo, para empezar, no es un ataque, por lo que no entiendo que tengas que defenderte.

En cualquier caso, creo que has desvirtuado un poco el espíritu de lo que quería decir, quizás porque el título del post no sea el más adecuado, mea culpa.

El fondo del post no es una crítica a las matemáticas, ni siquiera a la física, la química o a cualquier otra ciencia, es una alabanza al destino, a la incertidumbre, a eso que nos hace ser a todos seres humanos, pero todos diferentes, y que unos no entiendan las cosas que les pasan a otros y viceversa, porque la forma de encarar la vida de cada uno es diferente. Ése es el auténtico sentido del post y es lo que nos hace grandes.

Anónimo dijo...

Bua!

Aunque suelo mirar muchos post, (o blogs), no suelo comentar. Pero esta vez se me ha hecho una necesidad...

No sé de dónde eres, ni cuántos años tienes, pero si te fijas, los mejores y más conocidos matemáticos, físicos, astrónomos de la historia de la humanidad han sido filósofos, y viceversa.

Estoy estudiando ingeniería química, me falta muy poco para terminar, y este año comencé el profesorado de matemática.

Me encanta pensar, hablar, charlar de cosas de la vida, disfruto mucho de tardes de sol, al aire libre, y de noches de discusiones inacabables.

No creo que una cosa sea excluyente de la otra, todo lo contrario, creo que son complementarias...En fin, todo es pensar...

Pensar, al fin, a algunos les queda mejor, o más cómodo, o simplemente les atrae más entenderlo todo por lo demostrable, por lo práctico. Y a otros les gusta más no entender, y cuestionarse las cosas, y cuestionarselas de nuevo.

Y como alguien dijo por ahí, a veces podés ser muy práctico en algunos aspectos de la vida, y no tanto en otros...

De cualquier modo, no estoy para nada de acuerdo con lo que proponés.

Buscate las frases que han dicho por ejemplo, Pitágoras, Arquímedes, Einstein, Descartes, agarra una no más, y vas a tener para filosofar un buen rato.