MADRUGANDO

Ocho menos diez de la mañana. Cuerpo quieto, concentrado en abrir los ojos. Mente intentando averiguar a qué cuerpo pertenece.

Ruidos en la calle. Canción facilona silbada. ¿Funcionarios?. Imposible, no tienen fuerza a media mañana, ¡la van a tener a las 8, antes de desayunar!

Conversación... con un tono de voz que dudo si están en el salón de su casa o arreando cabras.

¿Quién tiene tanta energía tan temprano? ¡Dios¡ ¡No! ¡Albañiles!

Ya puedo quitarle las pilas al despertador que en una semana no llego tarde.

9 comentarios:

Julián dijo...

Odio el ruido de las obras. Hace poco ví en no sé qué telediario que España es el segundo país más ruidoso del mundo, tras Japón.

Por cierto... ¿a qué hora te levantas? Mucho madrugar no madrugas ¿eh? XDD

Lucía dijo...

Julián, la verdad es que no, mucho no madrugo. Me levanto a las ocho y media (y entro a trabajar a las nueve), pero vivo enfrente del curro. A pesar de todo, siempre llego tarde.

De todas formas, es que yo soy más de trasnochar, lo de madrugar lo llevo fatal.

Alba dijo...

Que me vas a contar a mi, que llevan año y medio construyendo una casa en el bloque justito de al lado. Me vibran los cristales y me despierta una sirena todas las mañanas, incluso los sábados. Sí, tienen sirena y todo. Una mierda.

Un beso

Wen dijo...

Dios, yo no podría dormir con ruido de gente por ahí... ya me cuesta con silencio total...! Y cuando el jardinero se pone a corar el césped no te imaginas, me dan ganas de abrir la ventana y tirarle un zapato... joe! XDD
Una palabra : tapones, van de coña.

dintel dijo...

Me levanto sobre las cinco cada día y con una tremenda energía. No me pasa lo mismo que a ti.

Belén dijo...

Vaya, mala suerte lo de las obras....

Y bueno, soy medio funcionaria... y tengo energía de sobras... será que no tengo plaza aún...

Besicos

Julián dijo...

No es raro, precisamente los que tienen cerca el curro, la uni o lo que sea son los que suelen llegar tarde. Cuando viví en Donosti, al ladito de la uni, llegaba tarde todos los días, y vivía a tres minutos reálmente.

Irreverens dijo...

¿A eso le llamas tú madrugar?
¡Pfffffffff....!
:P
:P

En lo de las obras te doy la razón. Eso es sencillamente odioso.
:)

Besines (y que terminen pronto la obra)

Lucía dijo...

Alba, que Dios se apiade de ti, porque veo que los obreros no lo hacen en absoluto. Por cierto, ¿para qué tienen una sirena?

Wen, tengo una solución mucho mejor. El jueves que viene me cambio de casa ;).

Dintel, sólo en pensar en las cinco de la mañana despertándome, me entran sudores. ¡Qué horror! Además, desde que me levanto, tardo un montón en despertarme. Como dice mi padre "tú te levantas pronto, pero te despiertas mucho más tarde".

Belén, es eso justo. Ya verás en cuanto tengas la plaza... a dormir en los laureles y ya trabajará otro. bueno, vamos a ser justos, hay funcionarios que trabajan y mucho, pero con el abanico de ellos con los que yo me enfrento todos los díos, la proporción es de 20 a 1.

Julian, ya te digo, no tengo ni que coger metro ni nada, y creo que sólo he llegado a mi hora a trabajar dos días.

Irre, ya, ya sé que tú te despiertas como Dintel, cuando aun no han puesto las calles, pero yo soy incapaz. Por cierto, ¿cuándo te levantas el castigo?

Besitos!