SOL Y LIBROS

Hoy es uno de esos domingos en los que tienes posibilidades de hacer de todo y decides no hacer nada. De esos en los que las sábanas no te quieren dentro de la cama, pero el aire del otro lado de la puerta está muy caliente para la piel del cuerpo.

Entonces, después de un delicioso rato de lectura al sol, me quedo aquí, frente al teclado. El teléfono no puede sonar porque está desconectado y, aunque sonara, no lo contestaría, porque no estoy para negativas. No, no quiero salir de cañas. No, no quiero ir al cine. No, el mundo no se va a acabar hoy. Hoy estoy de tan buen humor que me sería imposible ser negativa.

Es domingo. Un domingo en el que no siento la necesidad de hacer algo para olvidar otra cosa. Sólo es un día con un nombre simpático. Y me da risa, como me dan risa la mayoría de las cosas que me pasan todos los días: como que el portero me quiera dar conversación y yo salga corriendo para intentar que no me cace. O mis becarios, que me llaman para que los rescate de sus broncas y luego me invitan a que me una a sus juergas, o mi jefe, que hace bailes de la victoria conmigo cuando algo sale bien.

Otro domingo más de sol en la piel y libros en el sillón.

12 comentarios:

Irreverens dijo...

¡Qué buen feeling!
:)

Y cómo celebro que te dé la risa.

Belén dijo...

Bueno!

Anda que no hace que siento un domingo así!!!!!!

Besicos

dintel dijo...

Los domingos sirven para perrear de un sofá a otro... si es que se tiene dos.

Lucía dijo...

Irre, buenrollismo del todo. Si los domingos no se puede tener buen rollo, apañados estamos!

Belén, pues ya estás tardando, búscate uno para dedicártelo a ti y a hacer lo que te dé la santa gana.

Dintel, ya te digo, por eso me cambié de casa, para que me cupieran dos sofás y poder arrastrarme libremente de uno a otro.

Besitos a las tres.

Wen dijo...

Jo... es que es genial.... di que sí

Julián dijo...

A mi que los domingos nunca me han gustado... ¿mejor los viernes, no? el domingo para muchos es el día más triste de la semana, ya no se puede hacer nada (quiero decir, la sensación que se tiene) y... ¡al día siguiente lunes!

Lucía dijo...

Wen, pues sí, es una pasada. Releyendo el post, casi no me da envidia que vivas casi en el campo con la piscinita a la puerta de casa (he dicho casi, ¿eh?).

Julián, los domingos no están tan mal. Prefiero los viernes con la perspectiva de todo el fin de semana por delante, pero, hasta el rabo todo es toro, así que hasta el lunes a las nueve en punto, sigue siendo fin de semana.

Por cierto, te recomiendo una peli, "Pagafantas", una comedia superdivertida en la que habla de los viernes, los nuevos viernes, los nuevos jueves... en fin, que no quiero destrozártela. Tú ve a verla y ya me dirás.

Besitos

ITACA dijo...

Son estupendos esos domingos de sol y lectura. Por cierto, fui con Belén al aniversario de La Clandestina y contaba con encontrarte allí y poder conocerte, pero no hubo suerte, otra vez será...

Lucía dijo...

Ítaca, me suena que ya lo sabía porque lo he leído en algún comentario o en algún post. A ver si para la próxima hay más suerte y coincidimos...

Besitos

Generic Levitra dijo...

INteresante informacion una manera de gastar tu tiempo sanamente es leer un libro y analizarlo a fondo.

Vomiting dijo...

Gracias por su post es muy bueno estar debajo del sol y leyendo un buen libro eso es mejor que cualquier cosa esa es mi mayor pasion

buy generic viagra dijo...

Mis domingos son para dormir y descansar... Como para entrar a la semana con energias super positivas... y poder llegar al vienes... jajaja