TENGO UN ÁNGEL

Sí, sí, como suena, tengo un ángel. A lo mejor hay quien no tiene un ángel como yo... es posible, pero yo me siento especial teniéndolo, porque sé que es único y creo que yo soy única para él.

Para los que no tengan un ángel, les aviso que no es fácil conseguir uno, porque uno no lo elije, ni lo encarga, ni lo compra, ni se vende. Es un regalo y quizás haya veces en las que sientas que ni siquiera te lo mereces. Y es por eso que no importa cuánto tengas ni cómo lo utilizas, porque los ángeles te eligen y permanecen a tu lado toda la vida.

Pero tu ángel no sabe que es tu ángel, simplemente lo es. Es quien viene a abrazarte a casa muerto de preocupación porque tu teléfono está apagado y lleva horas llamándote, quien es capaz de saber que estás mal aunque no haya hablado contigo y esté a cientos de kilómetros de ti, quien te apaga la luz cuando te quedas dormida encima del libro y te tapa para que no te enfríes, te manda SMS diciendo que ha visto algo que le ha recordado a ti y hasta te riega las plantas cuando estás de vacaciones...

A veces me pregunto si yo seré el ángel de alguien...

¿Y tú? ¿Tienes o eres un ángel?

9 comentarios:

Juana dijo...

Ambas cosas jajajajaja ambas cosas, como todos ...... aunque algunos no lo saban .....

Wen dijo...

Yo a quien tengo es a mi madre, que es algo más que un ángel.

Ico dijo...

Lo tengo,lo tengo.. pero a veces, desgraciadamente ejerzo de ángel negro

Belén dijo...

Yo si que tengo de esos ángeles, pero si lo saben...;)

Besicos

Julián dijo...

Está bien tener un ángel ahí, yo no sé si tengo uno, hace años que prefiero no tener un ángel propio, me valgo mejor con ángeles a media jornada. No soy, como diría Belén, de dependencia emocional sino más bien todo lo contrario. En el fondo es porque no quiero deberle nada a ningún ángel, creo, pero bueno, que vivir siquiera sin alguno a media jornada, alguna que otra temporada de debilidad, no podría.

Alson dijo...

Ambas cosas, aunque a veces no sepamos ejercer de tal.

Lucía dijo...

Juana, sí, supongoq ue todos tenemos uno, aunque algunos días (como ayer, precisamente) nos preguntamos dónde demonios se habrán metido ;).

Wen, es que una madre es mejor que un ángel. ¡Dónde va a parar!

Ico, ¿qué es eso de que ejerces de ángel negro? cuenta, cuenta...

Belén, yo tengo uno que no lo sabe. Que siempre está ahí, pero todavía no se ha dado cuenta de que es un ángel. Lo malo de cuando lo saben es que a veces se les sube a la cabeza :).

Julián, a los ángeles no se les daba nada. Lo hacen porque quieren, porque te quieren. Si luego te pasan factura serán otra cosa, pero no ángeles.

Alson, a mí a veces me pasa, cuando alguien está mal no sé qué decir, no sé cómo abrazar, ni si dar un beso o no. Tengo rachas en las que estoy torpe y no me sale saber ser amiga (nota mental, escribir un post sobre esto).

Besitos!

Alson dijo...

TE ENTIENDO. Pero sabes? a veces somos ángeles para desconocidos. Sabiendo estar, sabiendo ser.

Lucía dijo...

Alson, a veces me pregunto por qué una persona que apenas me conocía sintió que yo necesitaba un abrazo y me lo dio... por un segundo fue un ángel, y puede que ella no siquiera lo sepa...