CLARA Y ÁLEX

Juan mira a Clara sorprendido.
- ¿Cómo que no sabes nada de Luis? Yo hablé con él el otro día y me dijo que llevaba dos semanas llamándote continuamente y que no le cogías el teléfono… ¿Todavía estás enfadada con él?
- No, no es que esté enfadada – dice Clara, - es sólo que no he tenido tiempo
- Es la peor excusa que he oído nunca, ¿cómo no vas a haber tenido tiempo para descolgar el teléfono en dos semanas? – insiste, mientras Clara se ruboriza-. Bueno, pues esta noche lo tendrás. He hablado con él y me ha dicho que sí que viene, y que trae a un amigo, un tal Álex, ¿te suena?
- No me suena, es la primera vez que oigo hablar de él, será alguien del trabajo, supongo. Y… ¿su amiga? –pregunta Clara tímidamente-, la chica esa con la que estaba… ¿sabes algo de ella?
- Debe ser un monumento y por eso la mantiene lejos de todos nosotros – dice Juan guiñando un ojo.
Clara baja la mirada.
- Lo siento, Clara, no me he dado cuenta. ¿Cuándo le vas a decir que estás enamorada de él?

Por suerte para Clara, en ese momento suena el timbre y se levanta a abrir, agradeciendo la interrupción que le ha librado de la incómoda pregunta. De camino a la puerta, se mira en el espejo del pasillo y se coloca el pelo, coqueta. “Bueno, tampoco estoy tan mal”, piensa.

Abre la puerta y ahí está Luis. Ella lleva dos semanas esquivando sus llamadas, todavía le duele el plantón del día que quedaron a comer, pero eso no parece frenar a Luis, que saluda esbozando una sonrisa de oreja a oreja.

El corazón de Clara late acelerado. Puede sentir el olor de la colonia de Luis inundándolo todo, está recién duchado y lleva la camisa que ella le regaló por su cumpleaños. “Está tan guapo”, piensa Clara.

- Hola, Clarita. ¿No me vas a perdonar nunca? De verdad, que se me olvidó poner en hora el reloj. ¿Cómo iba a dejar plantada a mi chica favorita?
Clara hace un gesto con la mano, intentando quitarle hierro al tema, y mira hacia el suelo, avergonzada de habérselo tomado tan en serio.

Cuando levanta la vista, Luis sonríe de nuevo
- Álex, ella es Clara, mi mejor amiga. Clara, ella es Álex, la chica de la que te hablé.

8 comentarios:

geminisdespechada dijo...

Jooooo yo que pensaba que se iba a enamorar de Alex.. qué mala eres!

Lucía dijo...

Geminitas, ya llegará el momento en el que Clara haga sufrir a Luis, ya llegará... ;)

Javi dijo...

Cómo se nota que eres mujer. Ya estás ahí urdiendo planes para hacer sufrir :-P

Anonima dijo...

ke mala suerte tiene la pobre xica¡
yo a la historia le daria un giro brutal, cambiando de acera a Clara o algo asi
ejem¡
un saludito

Lluís dijo...

No será que a Luis....., no le gustan las mujeres.

Ana P. dijo...

Pues... creo que eso tiene algo de autobiográfico, Luci, ¿me equivoco mucho? :P

Lucía dijo...

Javi, no es que yo sea mujer, es que los hombres sois hombres... :P

Anónima, ya dará un giro la historia, poco a poco, ¡que no llevamos ni media docena de entregas, no puedo quemar tan rápido todos los cartuchos!

Lluis, a Luis le gustan las mujeres, de hecho, le gusta Alex, el único problema para Clara es que ella es Clara, no Alex...

Ana, bueno, algo tendrá, todos hemos amado alguna vez a alguien que no nos ama, ¿o no?

wen dijo...

Lucía, jope, si no eres quien yo creía...
Pensaba que eras otra lucía,qué sorpresa me he llevado! Un blog nuevo! y están por aquí Irre y géminis, qué cosas!
Perdona por no pasar antes, pero es que a la otra lucia la tengo en lo de los feeds y como no actualizaba pues pasaba de entrar. Qué cosas, qué cosas... te voy a apuntar para no olvidarme de pasar de vez en cuando por aquí jope.
ye encantada y muchas gracias por pasarte por mi blog.
( por cierto en cuanto a al post... pobrecina, no?...jo)